Halloween Vs Santos

background-313572_1280

Nadie ha demostrado aún que los muertos puedan sentir olores, tampoco se puede saber con certeza si habrá vida después de la muerte. Salvo algunos doctores como Raymond Moody, Brian Weis o el español Enrique Vila, poco se ha investigado al respecto. Estos autores tras analizar el testimonio de personas que estuvieron en situaciones cercanas a la muerte, aseguran que el alma, tras abandonar el cuerpo, entra en una especie de túnel y, al fondo, ve una luz, y cuentan que sintieron una paz inexplicable. El día de todos los Santos, instituido por el Papa Gregorio III el 1 de noviembre, y cuya celebración extendió Gregorio IV a la Iglesia universal en el siglo IX, es una tradición cristiana en honor de las almas que gozan ya del cielo. Este día rogamos por los que aún continúan en el Purgatorio, esperando que puedan alcanzar la gloria eterna. El día 2, día de los difuntos, rezamos por las almas de los que nos dejaron y, siguiendo la tradición, llevamos flores a los cementerios o columbarios donde reposan sus restos o cenizas.

La celebración de Halloween se remonta a la fiesta pagana de los celtas de la víspera de los difuntos, el 1 de noviembre, fiesta con la que inauguraban el año nuevo. La noche de Halloween, Víspera de Todos los Santos, arraigó en Estados Unidos y en otros muchos países en los últimos años, como una fiesta en la que se toma a chufla nuestros miedos más terroríficos. Brujas, fantasmas, vampiros, zombis y demás personajes de pesadilla se transforman por una noche en objeto de diversión y en motivo para ofrecer golosinas a los más pequeños. Hay quienes sospechan que Halloween es un invento del maligno, pues parece propugnar un amor hacia seres que poco o nada tienen de benévolos, sin embargo, muchos psicólogos afirman que es un fenómeno que puede colaborar a que los niños se liberen de sus terrores. A pesar de ello, otros no ven esta celebración con buenos ojos y hasta la han prohibido porque la consideran una fiesta satánica. Lo que no está claro es su relación con la fiesta católica de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, aunque para combatir el miedo parece mano de santo. De todos modos, me temo que los monstruos que más asustan a los adultos no son los de Halloween, sino otros vampiros de la corrupción que nos succionan la vida.

Otra tradición  que se sigue en estas fechas en el teatro, es la representación del Tenorio de Zorrilla, obra en la que Don Juan logra salvar el alma gracias a Doña Inés, y se une a ella para la eternidad. Mi abuelo Juan que creía que tras la muerte éramos como una hoja que se seca solía decirle a mi abuela: “Cuando me muera no me lleves flores a mi tumba. Si quieres llevarme algo, un ramito de hierbabuena que es barata y huele bien”. A ella, que murió poco después, nunca volví a verla sonreír. Pero confío en que volveré a verlos, algún día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s